En la vida profesional, es posible que te encuentres en un momento en el  que te haga preguntarte si debes dejar el trabajo en el que estás. Lo más indispensable es que tomes una decisión basada en la información y no sólo en un impulso, con el fin de que puedas planear una separación que sea beneficiosa para ti y no afecte tu reputación ni a la empresa que abandonas.

Pero hay momentos en los que tienes que ser la Margarita Zabala de la empresa: es decir, ver por tus propios intereses así como dijo recientemente el excanciller Luis Ernesto Derbez en Mesa para todos: “Lo que Margarita Zavala tomó, fue una decisión de decir ‘o soy candidata o soy candidata”

Aquí te damos 6 razones de peso por las cuales debes renunciar a tu empresa

1. Posibilidades de desarrollo: Es uno de los motivos más citados en los casos de renuncia. Si el trabajador percibe que ya no puede subir de puesto, enfrentar nuevos retos, o aprender nuevas habilidades, o avanzar en la empresa, seguramente buscará un lugar que le brinde estas oportunidades

2. Competitividad salarial:

Muchas veces, el estancamiento en el salario que percibe el trabajador es un motivo para su renuncia. Si no ha recibido un aumento en los últimos meses o años, es natural que busque un empleo mejor remunerado en su mismo nivel y en su misma área.

 

3. Sobrecarga laboral:

Uno de los motivos más sonados a últimas fechas es la sobrecarga de trabajo que experimentan los empleados. Muchas empresas en el mundo resintieron los efectos de la crisis económica y redujeron sus plantillas para salir a flote en la situación adversa. Sin embargo, el personal de estas empresas no se ha restablecido por completo, por lo que, una labor que antes hacían dos o tres personas, ha sido asignada a una sola. Con el tiempo, el trabajador resiente esta carga excesiva y renuncia.

4. Falta de motivación:

Cuando el empleado siente que sus aportes no significan nada para la empresa, y que su trabajo y sus opiniones no son tomadas en cuenta, es probable que renuncie eventualmente. Cuando la empresa no tiene un rumbo definido o sus superiores no le muestran hacia dónde esta dirigida su labor, frecuentemente el trabajador opta por renunciar.

5. La calidad de vida:

Es esencial para todas las personas que su trabajo les brinde una calidad de vida aceptable, es decir, que les permita tener una vida personal armónica fuera del trabajo. Si los trabajadores no duermen lo suficiente o no ven a su familia a causa del excesivo trabajo, es probable que abandonen la empresa. Otro problema también es la distancia entre la casa y la oficina: si deben pasar varias horas en el tráfico o recorrer grandes distancias en transporte público podrían decidir renunciar.

5. Ambiente insoportable:

Si un trabajador se encuentra en un ambiente laboral tenso y cargado de discusiones, tiende a la renuncia. Constantes conflictos con los compañeros o frecuentes regaños del jefe o superior pueden hacer que decida buscar un empleo con un ambiente más agradable.

y a veces en todas las empresas hay un Luege Tamargo que renuncia no más porque si.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here