Estos monjes franciscanos decidieron cambiarle la vida a un perrito callejero. Fray Bigotón es el nombre con el que lo adoptaron, vive en un convento franciscano en Cochabamba, Bolivia, es considerado un hermano más y a veces le permiten asistir a las misas como ayudante.

Con ustedes, Fray Bigotón

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here