Después de desaparecer durante un tiempo en el que se especuló incluso que había fallecido y tras algunas breves apariciones públicas, Kim Jong-un ha sorprendido con una drástica medida. Y es que el líder de Corea del Norte ha ordenado confiscar a todos los perros de Pyongyang, la capital, alegando que estas mascotas representan la ‘decadencia’ de occidente.

Una medida que Kim aprobó en julio, según indica el periódico surcoreano Chosun Ilbo, que asegura que se está confiscando los perros a las clases altas y se están llevando a zoos o vendiendo a restaurantes. El medio indica que la clase media común cría cerdos y ganado, pero los funcionarios tienen perros, algo que creen que crea resentimiento entre las clases.

Esto ha provocado miedo entre los ciudadanos que temen que el gobierno confisque sus animales domésticos para formar parte del menú diario de miles de norcoreanos en los restaurantes.

En el periódico se apunta que: «La gente normal cría cerdos y pollos en sus porches, mientras que los oficiales de alto rango y la gente rica posee perros, lo que ha generado algo de resentimiento. Así  que las autoridades han identificado a los hogares con perros y están forzándoles a entregarlos o se están confiscando y los están matando».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here