Recientemente el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció la suspensión de las conversaciones con los demócratas sobre un nuevo plan de ayuda para enfrentar la pandemia de covid-19 hasta después de las elecciones del 3 de noviembre.

“He dado instrucciones a mis representantes para que dejen de negociar hasta después de las elecciones”, tuiteó.

“Inmediatamente después de que gane, aprobaremos un importante proyecto de ley de estímulo que se centra en los estadounidenses trabajadores y las pequeñas empresas”, prometió el mandatario republicano, en carrera por un segundo mandato.

Con efecto casi inmediato, la bolsa de Nueva York terminó en rojo el martes. Según resultados provisorios de cierre, el Dow Jones perdió 1,34% a 27.772,30 puntos, el Nasdaq 1,57% a 11.154,60 unidades y el S&P 500 1,40% a 3.360,87.

Un nuevo impulso presupuestario en Estados Unidos es visto como crucial por los expertos para permitir que la primera economía del mundo levante cabeza, después de haber sido puesta de rodillas por el covid-19, que ha paralizado a muchos sectores.

La administración Trump y el Congreso habían estado tratando durante más de dos meses de acordar un nuevo plan de ayuda para hogares y empresas, pero había desencuentros sobre el monto.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, arremetió contra el presidente Trump por suspender hasta luego de las elecciones las negociaciones del plan de ayuda por la pandemia, acusándolo de obrar “a expensas del país”.