El Tribunal Supremos de Estados Unidos determinó que el Gobierno Federal posee la autoridad necesaria para detener por tiempo indefinido a los migrantes con antecedentes penales que se encuentren en espera de deportación.

Con cinco votos a favor y cuatro en contra, esta decisión implica que los migrantes que han cumplido ya con sus condenas, pueden ser detenidos incluso cuando no sea inmediatamente después de salir libres.

Esto quiere decir que, desde ahora las personas que han sido condenados por ciertos delitos, deberán ser detenidos de forma obligatoria durante su proceso de deportación sin derecho a fianza y por tiempo indefinido.

A pesar de haber sido una votación muy cerrada, Brett Kavanaugh, juez de ideología republicana conservadora fue quien tuvo en sus manos el voto decisivo. Es importante recordar que cuando él fue elegido como miembro de la Corte Suprema se desataron una serie de protestas en contra, pues además de todo, varias mujeres levantaron cargos por abuso sexual en su contra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here