La vacuna contra la covid-19 que está desarrollando la Universidad de Oxford, en Reino Unido, generó grandes expectativas el lunes, tras mostrar que es segura y capaz de provocar una respuesta inmune en la fase de pruebas.

Los ensayos, en los que participaron 1.077 personas, mostraron que la vacuna genera anticuerpos y las llamadas células T que pueden combatir el coronavirus.

Los hallazgos del laboratorio británico son alentadores, pero hay que enfatizar que todavía es demasiado pronto para saber si esto es suficiente para garantizar protección.

Aún falta demostrar si la vacuna puede evitar que las personas se enfermen o incluso disminuir sus síntomas.

La vacuna denominada ChAdOx1 nCoV-19, que está siendo desarrollada a una velocidad sin precedentes, está hecha a base de un virus genéticamente fabricado que ocasiona el resfriado común en chimpancés.

Los científicos lo han modificado en gran manera de forma que no pueda ocasionar infecciones en personas y para que se asemeje más al coronavirus.