Saber sobre la adquisición de hábitos alimenticios adecuados es fundamental para el buen desarrollo del bebé y del niño. Además, éstos pueden evitar problemas de alimentación en la adolescencia y en la vida adulta. Se debe introducir los distintos tipos de alimentos en la dieta del bebé en el momento adecuado. Es importante fomentar horarios regulares para comer, que aprendan a comer de todo y el gusto por probar nuevos alimentos.

En general, los niños toman las verduras y hortalizas cocidas y trituradas (puré), pero también conviene ofrecerles la gran variedad de platos típicos que contienen verduras y legumbres, es necesario familiarizarlos con las ensaladas (verduras frescas).

Aquí unos ejemplos:

  • Raíces: nabos, zanahorias, remolachas, …
  • Bulbos: cebolla, ajo, puerro,…
  • Tallos: espárragos.
  • Hojas: lechuga, acelgas, espinacas,…
  • Flores: coliflor, alcachofa, brócoli,…
  • Frutas: tomate, berenjena, calabaza, calabacín, pepino,…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here