Como bien saben, en nuestro país empresas como Bimbo, Google, Telefónica, DiDi, Bimbo, Beat y AT&T, entre otras, se vieron obligadas a enviar a sus empleados a trabajar en modo home office, ante la contingencia sanitaria del coronavirus, lo que abre la puerta a los hackers para tratar de infiltrarse en las corporaciones cuando utilizan redes de conexión no seguras, sobre todo en el sector financiero y comercial.

Rogelio Blanco, director general de la consultora de comunicación LLYC México, explicó que todas las empresas deben estar alerta e informar oportunamente cada una de las acciones que tomen ante la contingencia, así como hacer un uso eficiente y responsable de las tecnologías que se tienen al alcance.

Agregó que otras medidas que deben tomar es asegurarse de que sus colaboradores tengan lo indispensable para poder operar de forma remota, pues esto puede implicar inversiones no previstas, pero en el mediano y largo plazo serán muy redituables.

Jesús Navarro, director general de la consultora de seguridad informática Data Warden, afirmó que las empresas del país no cuentan con las medidas necesarias para implementar el trabajo remoto de manera segura.

“Se debe hacer una toma de conciencia a nivel empresa. Hay que hacerlo ( home office) de manera segura, ver el peligro de la red hacia la casa de los colaboradores viajando a lo largo de una nueva red, el cuidado de información del negocio del cliente de la empresa se debe proteger”, dijo Navarro.

Recordó que laborar vía remota no se trata sólo de dar computadoras al personal, sino contar con una lista de los impactos a los que son vulnerables las empresas en materia de hackeo.

Destacó que es necesario que las compañías habiliten conexiones seguras a los colaboradores, así como mecanismos de identidad, equipos con antivirus para prevenir un malware –un software malicioso que daña el sistema de un equipo–, o un ataque por ransomware (programa que sirve para robar datos).