Algunas curiosidades de estos simpáticos animales para impresionar a tus amistades en la próxima reunión.

Se cree que la palabra “pingüino” proviene de dos palabras galesas que significan “cabeza” y “blanco”.A pesar de no poder volar, está considerado como ave, como es el caso de otros animales como el avestruz.

A pesar de no poder volar, está considerado como ave, como es el caso de otros animales como el avestruz.

La especie más alta es el pingüino emperador, los adultos en promedio miden 1.1 metros (4 pies) de altura y pueden pesar más de 23 kilos.

Un pingüino emperador puede vivir hasta 20 años, y un pingüino azul puede vivir tan sólo 6 años.

La especie más pequeña es el pingüino azul, que mide solo 40 centímetros (16 pulgadas) y pesa aproximadamente un kilo.

El pingüino juanito o papúa, es la especie que nada más rápido, es capaz de alcanzar velocidades mayores de 27 km/h (16 millas).

A pesar de su falta de orejas visibles, los pingüinos tienen una excelente audición y dependen de llamadas distintas para identificar a sus parejas. También saben identificar a sus crías por medio de la voz.

Ingieren gran cantidad de agua de mar mientras cazan peces, pero una glándula especial detrás de sus ojos, llamada supraorbital, filtra el agua salada de su torrente sanguíneo. Los pingüinos lo excretan a través de sus picos o estornudando.

Los pingüinos mudan todas sus plumas a la vez, pasan dos o tres semanas en tierra mientras experimentan lo que se llama “la muda catastrófica”.

La mayoría de las especies son monógamos, o sea tienen una sola pareja toda su vida.

Como referencia a esto, en 2012, investigadores argentinos descubrieron que un par de pingüinos de Magallanes se habían mantenido fieles el uno al otro durante 16 años, a pesar de estar separados durante largos períodos.

Los pingüinos pasan mucho tiempo buscando lo que ellos consideran que será la piedra más bonita que van a encontrar para declararse a la que será su pareja de por vida.

De manera similar, la mayoría de las especies también son leales a su sitio exacto de anidación, a menudo regresan a la misma colonia en la que nacieron.