Sin más ni menos, en tu primer día de trabajo debes generar una buena impresión entre los compañeros y directivos de la empresa a la que ingresaste. Ten en cuenta que tu perfil es el que más llamó la atención entre los entrevistados y eso ya es ganancia.

Siempre la primera impresión es importante, pero también se trata de administrarla a largo plazo. Aquí te presentamos una serie de consejos para que brilles desde el primer día en tu nueva posición.

Consejos:

1. Explora: Desde antes de la entrevista debes investigar por lo menos algo sobre el lugar al que vas a entrar con el fin de conocer sus objetivos y metas. Conoce las áreas en las que se responsabiliza y checa cómo se encuentra en el mercado actual y en relación con la competencia.

2. No finjas: Las empresas buscan perfiles que se adapten a su cultura y objetivos, ¿realmente quieres ser el fósforo que los impulse? o ¿tienes las habilidades requeridas para el papel? Si respondes NO a cualquiera de esas preguntas lo más probable es que no te encuentres en el lugar idóneo.

3. Relaciónate: Debes conocer a tus compañeros y relacionarte cuanto más puedas, principalmente en los primeros días. Si eres egresado de la universidad es posible que sientas miedo de presentarte con un ejecutivo; sin embargo, ellos tomarán en cuenta tu presencia y no se olvidarán de ti.

4. Sé curioso: Estar en un nuevo trabajo o así sea tu primer empleo significa que debes ser como una esponja y absorber el nuevo conocimiento. Conocer cómo funcionan otros roles de la empresa te hará tener una visión más completa del negocio.