Guarden sus tuppers y no dejen que nadie los toque mis amigos Godínez y es que el coronavirus amenaza el crecimiento futuro de la zona euro. Pese a que en febrero los indicativos económicos apuntan a que se ha resistido el primer impacto, la ralentización de la demanda, la caída de las exportaciones y la pérdida de negocio por la falta de suministros pueden revertir la situación y llevar a la zona de la moneda única a nuevas dificultades.

Así, en febrero la actividad económica se aceleró ligeramente pese al brote de coronavirus en China, según muestra el índice compuesto PMI, que alcanzó los 51,6 puntos desde los 51,3 del mes anterior, según los datos publicados este miércoles por IHS Markit. Esta leve mejoría refleja el crecimiento del sector servicios, cuyo índice sectorial subió a 52,6 puntos desde los 52,5 de enero. Pero la manufactura sigue un camino con curvas: el dato en la industria sufrió una caída a 49,2 puntos, frente a los 49,1 del mes anterior, y los analistas esperan que los servicios sean los que más sufran si el virus sigue expandiéndose.