Estos estudiantes de un colegio de Hong Kong no solo atienden a las clases para aprender, también utilizan las pizarras como lienzos improvisados para realizar dibujos que se ven realmente increíbles.

La cosa comenzó hace un par de años y lo hacen tan bien que se ha acabado convirtiendo en una tradición. Los profesores se sorprenden cada día con los dibujos que encuentran. A veces dibujan personajes de anime o de películas y otras veces desarrollan complejas escenas. Lo más doloroso es cuando te das cuenta de que su arte es efímero, porque los profesores tienen que dar las clases, así que todos acaban borrados!