Ha sido la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, dijo que «bailó de gusto» cuando recibió la noticia de que la última paciente con el nuevo coronavirus en Nueva Zelanda se había recuperado.

El resto de su país tiene una buena razón para celebrar junto con ella. Tiene una de las respuestas más efectivas del mundo a la pandemia de COVID-19.

Según el Centro de Recursos Coronavirus en la Universidad Johns Hopkins, Nueva Zelanda ha tenido 1.504 casos de COVID-19 y solo 22 muertes. En rápida comparación, la República de Irlanda, otra nación insular con una población similar, ha tenido más de 25.000 casos y 1,679 muertes. Entonces, ¿cómo pudo Nueva Zelanda establecer una de las estrategias más efectivas para vencer a la COVID-19? Nueva Zelanda hizo un confinamiento fue rápido y firme

El confinamiento, «debemos ir firmes y debemos ir rápido», fue el mensaje de la primera ministra Ardern, al momento de implementar la medida en su país. El 15 de marzo, cuando Nueva Zelanda tenía solo 100 casos confirmados y ninguna muerte, cerró sus fronteras a los viajeros extranjeros y obligó a las personas a regresar a sus hogares en cuarentena durante 14 días.