La actitud en el trabajo cumple un papel importante en la productividad y el desempeño laboral. La actitud positiva contribuye al éxito profesional, mientras que la actitud negativa es contraproducente.

Tener una actitud positiva te permitirá disfrutar más del trabajo y sentirte mejor contigo mismo. Por lo tanto, si no lo tienes, cambia tu conducta para mejorar tu experiencia laboral.

Aquí algunos consejos para mejorar tu actitud laboral:

1. Identifica cuándo empezó tu mala actitud. ¿Siempre tuviste una mala actitud en el trabajo? Tal vez tu cambio de actitud ha sido más reciente. ¿Has empezado un nuevo empleo o puesto recientemente? ¿Tus funciones cambiaron o llegó un nuevo gerente? ¿Se fue uno de tus colegas favoritos? ¿Sientes que no tienes otros amigos en la oficina? Tal vez tu empresa ha sido reorganizada. Entender cuándo empezó tu mala actitud puede ayudarte a determinar la causa.

2. Escribe en un diario sobre tu actitud en la oficina. Escribe entradas en el diario a lo largo del día, cada dos o tres horas. ¿Notas alguna tendencia? ¿Tiendes a tener una peor actitud en la mañana o al final de la tarde cuando estás cansado? ¿Tu actitud cambia dependiendo de con quién tengas una reunión? Las actitudes de otros colegas también podrían influir en ti. Por ejemplo, si cada tarde tienes una reunión con un colega negativo, tal vez dicha persona está influyendo en tu actitud. Ser consciente de tus cambios de humor diarios puede determinar cuándo y con quién surge tu mala actitud.

3. Reflexiona sobre tus sentimientos. Ahora que has determinado cuándo empezó tu mala actitud y cuándo aparece con frecuencia, piensa en cómo te sientes exactamente en esos momentos. Escribe cómo te sientes cuándo tu actitud es negativa. Tal vez te sientes frustrado, cansado, aburrido o subvalorado. Identificar tus emociones es la clave para tomar medidas.

Muchas veces nos lamentamos de nuestra mala suerte en el mundo laboral o de cómo nuestra carrera profesional no evoluciona. También de lo poco que nos gusta nuestro trabajo o de lo mal que estamos en él. Peo ten en cuenta que mientras más mala actitud tenga menos podrás trabajar a gusto. Todo fluye siempre y cuando tu entusiasmo no decaiga.

Fuente.