Alumnos y catedráticos del CETYS destacan los retos del trabajo en casa o teletrabajo, que se ha promovido por la medida del autoaislamiento tras la incursión del coronavirus, en que el acceso a internet se ha vuelto vital.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y diversas organizaciones empresariales, han decidido mudar a la modalidad de teletrabajo y mandar a sus empleados a laborar en su casa, como medida para la prevención del Covid-19, tras la actual pandemia mundial.

Es en medio de esta contingencia sanitaria cuando México puede demostrar si está preparado o no para que el teletrabajo o también llamado “home office”, sea reconocido como un esquema laboral formal, que pueda aplicarse sin importar el tamaño o el enfoque de las empresas.

Omara Gutiérrez, alumna de la Maestría en Administración de Negocios (MBA, por sus siglas en inglés) en el CETYS Universidad campus Mexicali, explicó que, para lograr una adecuada implementación del teletrabajo, deben seguir los siguientes consejos:

1. Revisar a detalle el organigrama de la organización e identificar los puestos de trabajo que puedan desarrollarse en la modalidad de teletrabajo.

2. La empresa tiene que realizar un autodiagnóstico en función de conocer si cuenta con los insumos tangibles e intangibles necesarios para brindar lo mínimo indispensable a los colaboradores que trabajen desde sus casas, por ejemplo, la asistencia ante fallas informáticas, así como de higiene y seguridad.

3.Elaborar y celebrar contratos de confidencialidad del traslado de la información; definir objetivos claves y esquemas de comunicación entre empleado y supervisor durante las jornadas de teletrabajo.

El éxito de la modalidad de teletrabajo se determina en gran parte por una serie de factores y características del empleado que la implementa, consideró Jorge Ramírez, condiscípulo de Omara.