Las tentadoras promociones del Buen Fin se acercan, por eso es importante que sepas cómo manejar tus pagos. Antes que te acerques a las tiendas, tómate un momento para analizar tus finanzas, de esta manera podrás determinar cuánto dinero destinar para tus compras, sin quedarte endeudado hasta el próximo año.

Toma como referencia la regla 50/20/30. El cincuenta por ciento de tu ingreso utilízalo para pagar todos tus gastos básicos. El veinte por ciento destínalo al ahorro. El último treinta por ciento destínalo a gastos personales.

Cubre tus gastos: con el cincuenta por ciento
cubre pagos que realices mes con mes. En este porcentaje toma en cuenta: la renta, servicios, colegiaturas, gasolina, gimnasio, doctores, medicinas, estacionamiento, compras de alimentos y artículos de primera necesidad, y todo lo que consideres indispensable de pagar.

Ahorro: el veinte por ciento
siguiente, guárdalo. Este dinero puede servirte para el retiro, unas vacaciones o simplemente para tenerlo en caso de emergencia. Si tienes posibilidad, ingrésalo a una cuenta que te genere intereses, así tu dinero irá ganando valor.

Date un gusto
: el último treinta por ciento, úsalo para tus gastos personales. Pueden ser compras, vacaciones, salidas con amigos o con la familia, regalos, o el gusto que te quieras dar.

Una vez que tengas esta información definida, ¡felicidades! Tienes listo tu presupuesto.

Fuente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here