De telenovela, el Partido de la Revolución Institucional (PRI) encabezará la nueva Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, tras una confrontación con el Partido del Trabajo (PT), en la cual ambos grupos parlamentarios sumaron legisladores de otras bancadas. Los más relevantes para el tricolor fueron cuatro diputados del Partido de la Revolución Democrática (PRD), quienes ya regresaron a las filas del sol azteca.

Abril Alcalá, Antonio Ortega, Guadalupe Almaguer y Jesús de los Ángeles Pool Moo, dieron a conocer a la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados su reincorporación al PRD, partido que volvió a contar con 12 legisladores.

La suma de estos cuatro diputados fue suficiente para que el PRI desempatara con el PT, el cual contaba con 46 legisladores, y así reclamar la presidencia de la Mesa, puesto que será ocupado por Dulce María Sauri Riancho.

Tras la votación del 31 de agosto, en la cual el PRI todavía no alcanzaba la mayoría calificada requerida, Gerardo Fernández Noroña, vicecoordinador del PT, denunció el hecho de que se integraran nuevos miembros al partido tricolor durante “15 minutos” e incluso acusó a este partido de haberle robado la presidencia.

“Los diputados del PRD van a estar 15 minutos en las filas del PRI, luego se regresarán al PRD, pero van a cargar toda la vida con esa vergüenza de haber sido priistas por 15 minutos para robarnos la presidencia de la Cámara de Diputados que por derecho nos correspondía”, comentó Fernández Noroña.

En un video que compartió a través de su cuenta de Twitter, el diputado federal por el estado de Quintana Roo, Jesús Pool Moo, comentó que volvería a realizar sus tareas legislativas desde el grupo parlamentario del PRD: “Mi actuar siempre fue apegado a derecho y con el único propósito de preservar la legalidad, la división de poderes y la pluralidad”.

Durante una entrevista con Canal 6 TV, la diputada federal por el distrito 8 de Jalisco, Abril Alcalá, también recurrió al argumento de que se “defendió la legalidad por encima de los colores partidistas”, así como “la soberanía de la Cámara de Diputados y el equilibrio de poderes”. Igualmente mencionó que “nos querían imponer a un personaje que es muy cuestionable, que no suele ser muy prudente, que no es de conciliar, no es de dialogar”, comentó en referencia a Fernández Noroña, candidato del PT para presidir la Cámara de Diputados.