El artista nacido en Barranquilla realiza retratos hace 38 años en el pasaje peatonal Las Ramblas. Su trabajo se hizo famoso por el dibujo que le hizo a mujer con niqab. Su sueño es volver a Colombia para jubilarse y vivir en Capurganá. Esta es la historia de Vega, contada a través del Twitter del periodista de La Sexta Oriol Querol.

Galo Ariel Vega le debe su reciente fama a las redes sociales y a un periodista curioso. Durante 38 años Las Ramblas, en Barcelona, ha sido el lugar de trabajo de este artista colombiano. En una silla sienta a sus clientes que le piden un retrato, mientras que él se ubica en frente de ellos junto a su caballete y los materiales necesarios para recrear desde cero el rostro de quien tiene delante.

Esa imagen fue la que circuló en redes sociales. Galo retratando a una mujer árabe con niqab, el velo que cubre el rostro de las musulmanas por mandato religioso o petición de los esposos. “Encargo facilito”, “dibújame como una de tus amigas francesas”, “un retrato fácil por la misma pasta (dinero)” fueron algunos de los comentarios que acompañaban la foto del artista frente a su clienta que solo se le veían los ojos en redes.

Mientras los memes circulaban, Oriol Querol, periodista de La Sexta (medio español), se fue hasta Las Ramblas para buscar a Galo. Quería saber la historia detrás de la foto que se convirtió en foco de burlas y la contó a través de un hilo en Twitter.

Lo encontró en el mismo lugar del pasaje peatonal de Barcelona, al frente de Caixabank y la escuela Elisava. La conversación entre Galo y Querol comenzó por la mujer con niqab que fue retratada, quien no siguió el deseo de su marido que le dijo que no lo hiciera. Ella, sin dudarlo, se acercó al artista pidiéndole, en un inglés poco fluido, un dibujo suyo con una condición, “que los ojos queden bonitos”. Al no lograr convencerla, su esposo la dejó a merced de las manos del colombiano.

Las mujeres árabes usan estos velos que denotan modestia y privacidad, en especial en espacios públicos con personas que no hacen parte de su círculo cercano.

Galo cumplió con la petición de su clienta. Los ojos fueron los protagonistas, lo único que podía retratar. Pero más allá del relato de la foto que se hizo famosa en redes, la historia del artista colombiano fue la que se robó el interés del periodista Querol.

Detrás del hombre que dibujó unos ojos de mujer que resaltan sobre la tela negra del niqab, hay un sueño que es pintado entre cliente y cliente. Galo, de 64 años, nació en Barranquilla, estudió Bellas Artes en la Universidad Nacional de Bogotá y hace 38 años llegó a Barcelona.

Su sueño es regresar a Colombia después de haber pasado por Francia, Marruecos y España, y construir su propia casa en Capurganá, Chocó, a orillas del mar Caribe. Ya tiene el lote y el diseño de la vivienda en madera que dibujó él mismo en sus ratos libres de trabajo.

Con 38 años por fuera, más miles de retratos que tienen su autoría, Galo Ariel Vega está a la espera de recoger lo poco que le falta para hacer realidad su sueño y personas como la mujer de niqab, que no obedeció a su esposo, contribuyen a que este artista retorne al país para vivir sus años de retirado en plena bohemia, junto a la playa, acostado en una hamaca.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here