Todos somos los Jaguars de Jacksonville.

La naturaleza subjetiva del bien contra el mal no existe en la final de la Conferencia Americana. Los Patriots son los villanos tramposos que tienen a un jugador, entrenador, y dueño que consideran a Donald Trump su amigo, mientras que los Jaguars son mejor conocidos por ser un equipo que nunca concluye lo que se propone.

Ningún equipo en la historia del futbol americano ha sido más digno del amor y el apoyo de los fanáticos neutrales que los Jaguars. Ellos nos salvaron del partido entre Patriots y Steelers, el cual seguramente habría terminado con un punto extra fallido de Chris Boswell para desempatar el partido, después de 23 intentos demasiado abiertos con cero segundos en el reloj.

Los Jaguars son entretenidos, no tanto, sólo lo suficiente. Corren demasiado el balón, dependen de su defensa, y Bortles te hace pensar que tú también pudiste ser un mariscal de campo de la NFL si tus papás te hubieran comprado un balón de americano en lugar de una flauta cuando tenías siete años. Los Jaguars son una versión agradable de Rudy; los Patriots son Hannibal Lecter con menos cualidades redentoras.

Es muy probable que no hayas pensado en los Jaguars desde la década de los 90; tal vez nunca. No hay razón para odiarlos. No hay motivos para desearles que les vaya mal. Te habías olvidado que existían haste hace un par de semanas. Ir en contra de los Jaguars sería como hablar mal de los tacos. Son los favoritos de todo mundo. Surgieron de la nada para desafiar al Satán del deporte.

¿Qué nos han entregado dos décadas de dominio Patriota en términos de personalidad? Además de Vince Wilfork, ¿quién más dijo algo interesante? Su entrenador es un mamón y su jugador estrella es un mariscal de campo cuyo doctor le dice que puede curar el cáncer y conmociones cerebrales.

Ningún equipo ha hablado tanta mierda de una forma agradable después de una victoria como los Jaguars lo hicieron el domingo.

«¿Qué te dice tu mamá cuando dices algo estúpido? Te pone una barra de jabón, ¿cierto? La diferencia es que nosotros no somos tu mamá. Somos tu padrastro. Te vamos a pegar en la boca», esto declaró el linebacker, Lerentee McCray, para USA TODAY Sports.

¿No les gustaría ves esto de nuevo? ¿No les da curiosidad saber qué tanto pueden decir los Jaguars si destrozan a los Patriots en Foxboro? «Escuchamos que los Patriots son buenos pero no me dio esa sensación. Más les hubiera valido hacer trampa de nuevo. Quizás les habría servido desinflar más balones para Tom. Es fácil jugar hasta los 40 cuando tú y tu entrenador con cara de Sith Lord rompen las reglas durante dos décadas».

A los Jaguars les vale madre. Se han burlado de ellos tanto tiempo que se convirtieron en el chiste de las televisoras. Este es tu equipo. Somos ellos.

Lo mejor de todo es que Jacksonville sí puede derrotar a Nueva Inglaterra y llegar al Super Bowl.

Cuando los Giants sorprendieron a los invictos Pats en el Super Bowl XLII, la franquicia de Nueva York era menos favorita (12 puntos) que los Jaguars (8.5 puntos) al arranque de la semana. Los Giants tenían a Tom Coughlin como entrenador; los Jaguars tienen a Coughlin como vicepresidente ejecutivo. Bortles es Eli Manning con un 40 por ciento menos de talento.

Los Jaguars también tienen algo que los Giants no tenían hace 10 años: una defensa de élite. Esto podría sonar ridículo después de que Jacksonville permitió 42 puntos a los Steelers, pero la mitad de esos puntos se obtuvieron con oraciones en cuarta oportunidad. Les será más fácil jugar contra un equipo sin Antonio Brown y Le’Veon Bell.

Además, los Jaguars ya visitaron Nueva Inglaterra en la pretemporada y derrotaron al mejor mariscal de campo en el plantel de los Patriots de esta temporada: Jimmy Garappolo.

Olvidemos a los Cowboys; los Jaguars son el equipo de Estados Unidos. Los Jaguars personifican nuestro deseo de poder salir de una situación adversa y sentirnos vivos de nuevo. Los Patriots es todo lo malo que sucede en el mundo, la epítome de la clase poderosa que hace lo que quiere sin pagar por sus crímenes. Los Patriots son el Imperio inglés y nosotros somos una de sus colonias que lucha por su independencia deportiva con lo que tenemos a la mano.

Unámonos contra esta tiranía el próximo domingo. Creemos juntos un sentimiento de derrota del que los Patriots no se puedan reponer. Experimentemos la felicidad juntos.

 

Fuente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here