Para llevar a cabo un home office exitoso existen algunas recomendaciones muy puntuales que puedes considerar para que las jornadas sean verdaderamente productivas, no caigas en la ansiedad y desesperación de literalmente trabajar más tiempo del habitual.

Laura González Vivanco, Directora de Alter Edu, empresa de Coaching Empresarial, nos pudo compartir aspectos determinantes que no se pueden perder de vista para llevar a cabo un home office productivo.

La especialista comentó que El aspecto previo jugará un papel importante para el éxito en la productividad diaria, este aspecto se divide en: La correcta determinación del espacio y El orden del entorno.

Determinación del espacio: Consiste en buscar espacios adecuados, procurar que no se trabaje en la cama, ni en posiciones que alteren el metabolismo, o estructura física. Buscar espacios iluminados, ventilados, además de intentar encontrar uno aislado del ruido.

Orden del entorno: Se recomienda siempre asegurarse de tener a la mano los insumos necesarios, también poner especial atención en el correcto funcionamiento de la red (ancho de banda, disponibilidad de servicios de red de la empresa, etc…) Lo anterior es indispensable ya que las conferencias online serán historia de todos los días.

Una vez que hayamos establecido lo anterior, González puntualiza las estrategias para el home office y el tiempo de trabajo. Para este se toman en cuenta tres espacios de tiempo: El previo, El durante, y El cierre. Para cada uno de ellos se precisan las siguientes recomendaciones.

El tiempo previo / “Ocupa los tiempos de traslado, el tiempo que te estás ahorrando para desplazarte; utilízalo en darte un tiempo de calidad para ti”, recomendó González. Este tiempo es una oportunidad para aprovecharlo en ti. Puedes hacer ejercicio, meditación, o simplemente desayunar bien.

Durante el trabajo / Es importante que se inicie con una revisión de agenda diaria para de inmediato traer a la mente las tareas que tenemos para ese día. Posteriormente, la especialista recomienda “iniciar con las tareas más complejas, está comprobado que el cerebro tiene más vitalidad en la mañana, los trabajos de mayor concentración se recomiendan se hagan por las mañanas”, si te llegas a saturar puedes intercalar tareas más sencillas, puedes establecer una alarma antes del cambio de tarea, esto con la finalidad de posteriormente retomar la actividad en la que estabas.

Realiza pausas cada 2, o 3 horas, levántate y camina un poco, despéjate y toma agua. Recuerda que cuando termines una tarea es importante que lo marques en un checklist, esto ayuda a tener un mejor control de agenda.

Cuando hayas finalizado tu jornada de home office, es importante hacer un ejercicio de reconocimiento, en este debes identificar y anotar lo que puedes cambiar, qué te costó más trabajo, para ver qué podemos cambiar, y por supuesto si identificas que necesitas ayuda, es hora de pedirla, no lo esperes. Posteriormente haz un poco de ejercicio y relájate para cerrar tu día.

Ya lo sabes, implementa estas recomendaciones y dale un twist a tu home office, que la ansiedad y la desorganización no se conviertan en parte de tu día.