Suele suceder, te lo digo como experiencia que, aunque nuestro trabajo nos encante, podemos llegar a sentir que no encajamos con el equipo. A veces es porque eres el nuevo o bien, porque no sabes cómo relacionarte con la manada godín, es por ello que te contamos qué hacer cuando no te llevas bien con tus compañeros de trabajo.

Si tus intentos de unirte a las conversaciones en la sala de descanso generalmente terminan en pausas incómodas o cuando todos deciden ir a tomar unas cañas tu casualmente tienes trabajo de más o debes irte a casa, entonces es que no encajas en tu equipo de trabajo. Llevarse bien con sus colegas definitivamente no es el objetivo de una carrera profesional, pero ayuda a hacer de nuestro lugar de trabajo un sitio más placentero.  Te contamos qué hacer cuando no te llevas bien con tus compañeros de trabajo.

Analiza el problema / Lo primero que debes hacer cuando sientes que no estás integrado en tu trabajo es analizar el porqué de esa situación. En este paso, lo que debes responderte a ti mismo es si de verdad te has dejado conocer. ¿Has asistido a eventos y reuniones sociales? ¿Has intentado participar en conversaciones amistosas? O bien, ¿te mantienes distante y te preguntas por qué la gente no aprovecha la oportunidad de conocerte?

Si sientes que no has sido más que cálido y amigable, pero no se ha producido el acercamiento y por otro lado disfrutas de todo lo demás de tu trabajo, puede que solo debas asumir que tus compañeros son algo más fríos y tengas que invertir un poco más de tiempo en relaciones fuera del lugar de trabajo.

Por otro lado, si las amistades en el trabajo son un elemento esencial para ti y sientes que esta situación está generándote más conflictos de lo que debería, es posible que estés atrapado en una cultura tóxica y debas empezar a pensar en encontrar otro equipo o puesto de trabajo. Si por el contrario solo te has dado cuenta de que no has sido tan proactivo como podrías haber sido, entonces lo único que queda es esforzarte algo más para conocer mejor a sus compañeros de trabajo.

Te recomendamos que siempre seas tú mismo, eso contribuirá de una manera más eficaz a crear vínculos.  Por ello, simplemente atrévete a mostrarte tal y como realmente eres. Eso siempre favorece el acercamiento entre personas. Una manera de aproximarse a un grupo que nos resulta distante es dejar de intervenir en las conversaciones existentes y comenzar a generar nosotros mismos algunos de los temas de los que hablar. Un viaje reciente o un artículo que acabas de leer pueden ser algunas opciones fáciles para entablar conversaciones.

Amplía tus horizontes / Antes de empezar a preocuparte porque no encajas con tus compañeros de trabajo, deberás pararte a pensar si esto es realmente así. Quizá no has llegado a congeniar con un grupo específico de personas, pero queden muchos más trabajadores con los que aún no lo has intentado. No hay nada de malo en salir de su zona de confort e interactuar con algunas personas nuevas en el trabajo o que no pertenecen a tu círculo más directo.

Puedes probar con un nuevo grupo durante la comida o en la sala de descanso. Busca un equipo interfuncional que te permitirá no solo conocer nuevas personas, también otros aspectos del negocio. O quizá lo único que debas hacer es dejar de intentar crear vínculos con todo el mundo y concentrarte solo en una o dos personas con las que conectar.

Incluso si no puedes cambiar drásticamente la atmósfera de tu trabajo o la forma en que los miembros de tu equipo interactúan contigo, estos consejos te ayudarán a estar seguro de que siempre das tu yo más inclusivo en la oficina y con ello si no eres el mejor amigo de todos sí que serás respetado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here